Sherpas Online

Blog - julio 3, 2020

Aprende los 6 pasos definitivos para incorporar hábitos positivos y aplícalos ya mismo

¿Sabes de alguien al que le pueda ayudar? Comparte:
6 pasos para incorporar habitos positivos

Hola, estoy seguro que te va a encantar esta entrada como a mi, y lo mejor es que es muy práctica cosa que te ayudará mucho a incorporar hábitos positivos.

Como te habrás dado cuenta la temática de Yukti se centra en los hábitos, ya que su objetivo es que entiendas cuales son los errores que cometemos y nos alejan de los hábitos positivos.

Realizando esta entrada lo he pasado muy bien y espero que tú también, y sobre todo apliques lo aprendido.

Con estos pasos puedes desarrollar un plan para la realización de ese cambio de hábito que tanto deseas pero que no logras hacerlo tuyo.

Comencemos:

  1. El primer paso que debes hacer es concretar las pequeñas etapas.

Estoy hablando de la acción puntual que debes hacer, tienen que ser cosas muy puntuales y concretas y debes plasmarlas en el calendario. Ese cambio de hábito que quieres incorporar, ¿qué acciones concretas debes hacer para lograrlo? tienes que identificarlas, desglosarlas y comenzar con ellas.

Aquí estamos hablando de la ejecución de las acciones, por eso deben ser concretas, tal día tengo que hacer tal cosa, concreto, y cosas realizables, pequeñas.

Debes pensar en grande, esta genial que sueñes con un cambio de hábito ambicioso pero ejecútalo en pequeño. La suma de esas pequeñas acciones realizables harán posible ese gran hábito.

  1. Segundo paso, encuentra el mejor activador para ese hábito.

Como ya lo hablamos en el módulo uno, el activador es de vital importancia para lograr el cambio de hábito.

Seguramente los primeros días estarás súper motivado y no necesitarás un activador, pero a medida que el tiempo pasa esa motivación difícilmente se mantendrá, los activadores te recordarán que tienes que continuar, son ayudas externas a tu voluntad que te ayudan a realizar las acciones específicas que programaste en el paso anterior.

Hay muchas opciones, puede ser una notificación en el calendario digital del móvil, o una alarma a determinada hora, puede ser un post-it, un papel pegado, pero no puede ser en cualquier lugar, tiene que estar en un sitio estratégico que sepas que no puedes esquivar, un lugar que si o si lo vas a ver.

Además de los recordatorios, pueden ser activadores frases inspiradoras u objetos de valor sentimental, fotos de familiares o de referentes a los cuales aspires igualar, que sean inspiradores.

Las aplicaciones móviles son activadores, ya lo vimos en una lección especialmente dedicada a ellas, es una de sus principales virtudes. Te recuerdan que debes hacer realizar las tareas que tú mismo le asignas.

Bueno, encuentra cual es el activador, o cuales son los activadores perfectos y elígelos, lo importante es que siempre recuerdes que tienes acciones que realizar, y si por alguna razón un día no puedes que al día siguiente esté ese activador, recuerda activarlo para que no se te pasen las acciones a realizar.

Los activadores son recursos temporales que van a hacer que asimiles el hábito, mientras este hábito no esté formado, es parte del proceso de cambio.

Pero no te confíes, una vez que creas que el hábito ya está establecido déjalo más tiempo, el hábito tarda un poco más en asentarse. Imagina que justo pasas por una etapa de tu vida en el que tienes muchas actividades extras o tienes algunos problemas que te desmotivan o te tomen tiempo en el día, ese hábito corre el riesgo de perderse. Esos activadores tienen que estar allí para recordártelo.

  1. Vamos a hablar del tercer paso de este plan, establece un momento y una frecuencia.

Tenemos acciones concretas que realizar, las tienes identificadas como te muestro en el paso uno, elegiste los activadores para no pasarlas por alto ¿pero cuándo vamos a hacerlos y vamos a repetirlos? tenemos que definirlo en este paso y para eso utilizaremos el calendario, sea todos los días, varias veces por día o una vez por semana, esas acciones deben estar plasmadas en el calendario para garantizar la ejecución y para garantizar que se repita en el tiempo.

Con estos tres pasos podrás incorporar este hábito, verás que no te resultará difícil y para muchos cambios de hábitos serán suficientes, debes tener en cuenta que la clave está en consolidar el hábito, en asentarlo.

Y para los hábitos un poco más complejos de consolidar necesitaremos de otros tres pasos, y son los siguientes:

  1. Paso número cuatro del plan que te motivará mucho. Felicítate, recompénsate.

Realizar esa acción será más agradable si te felicitas, si piensas, ¡bien hecho! ¡Lo logré! y si esa acción es una acción que te cuesta mucho realizar, o que te da pereza, regálate algo, date un gusto, un pequeño detalle, un chocolate, una cerveza, una partida de un juego.

  1. Repetición, es de las palabras que más has escuchado a lo largo de todas las entradas de Yukti y no es en vano, porque es una palabra clave.

Repetir es la base de un cambio consolidado, que es lo que buscamos, si el cambio no es consolidado nada valdrá la pena. Si no consigues una constancia a la hora de repetir las acciones quedaras en el camino y tu cambio será pasajero.

  1. Llegamos al último paso y aquí tienes que abrir bien los ojos y los oídos, prestar mucha atención porque este paso no se puede saltar. Tienes que hacerlo si o si y es el control y valoración del proceso.

Tienes que tomar muy enserio este paso que es el que hará eficaz el proceso, que lo hará de calidad e inteligente.

Incluso puedes programar activadores para que te lo recuerden, pero es algo que debes de hacer constantemente, debes dedicar tiempo a evaluar qué es lo que te está resultando y que es lo que no, y no tengas miedo en modificar cosas que no funcionen. Tienes que evaluar si estas avanzando en lo que te propusiste, y si no estás avanzando piensa cual puede ser la falla. Perfecciona tu estrategia.

Y voy a detenerme un poco más en este paso porque considero que es el paso que puede determinar si tienes éxito en el cambio o no.

Chequea si el activador está cumpliendo su función:

• ¿Está ubicado en un lugar que verás si o si antes de realizar la acción asignada?

• ¿Es suficiente o son suficientes, hay que agregar más activadores o diferentes?

• ¿La frecuencia es la correcta?

• ¿Es demasiado y te estás agobiando?

• ¿Es cada mucho tiempo y no se encadenan?

• ¿Las acciones son difíciles de realizar, tengo que empezar con acciones más sencillas? Bueno, tienes que dividirlo en partes más pequeñas y hacer acciones más sencillas.

Es importante identificar los fallos y modificarlos, no lo tomes como fracaso, errores todos vamos a tener por mejor planificado que esté todo. No sientas que fracasaste pero reconócelos, no sigas dándote contra la pared sin notar que puedes mejorar el proceso.

Y no olvides nunca por qué buscas ese cambio, no cumplas con tus propias órdenes sin sentido. Tienes que conectar siempre con el sentido de ese objetivo tan inspirador.

Bueno hasta aquí ha llegado la entrada de hoy, pero antes quiero proponerte un camino para sigas:

Primero, no te agobies, da pequeños pasos.

Segundo, tenlos presente, ayúdate de herramientas externas que te lo recuerden, decide cuál usarás, elige uno, dos o la cantidad que mejor te funcione.

Tercero, marca el momento específico, hazle un hueco en tu calendario y resérvalo.

Estos tres pasos te ayudarán a incorporar el hábito, ahora los siguientes le darán fuerza y los consolidarán.

El cuarto, felicitate, reconócete. Estás lográndolo, cada paso es un éxito que has logrado.

Quinto: repite, repite y repite.

Y por último haz un seguimiento y una evaluación de todo el sistema, es tú hábito no descanses hasta cumplir las acciones que te van a llevar a ese cambio permanente, haz un proceso de cambio inteligente.

Ya cuentas con una excelente base ¡Ahora a aplicar!

Espero que este plan te sea de gran utilidad y sea la llave para realizar el verdadero cambio de hábito que es el cambio permanente, que se quede dentro de tí.

Me gustaría saber tu opinión, deja en los comentarios si ves de utilidad esta información, estaré encantado de leerte y responderte.

¡Nos vemos!

¿Sabes de alguien al que le pueda ayudar? Comparte: